Nuestro Blog

Acá encontrarás artículos de interés relacionados con la salud sexual y reproductiva.

ADOLESCENTES Y ANTICONCEPTIVOS

ADOLESCENTES Y ANTICONCEPTIVOS

Desde el punto de vista familiar, algunas madres y padres creen que hablar a sus hijas/os de métodos anticonceptivos a una edad temprana es una incitación a tener relaciones sexuales precoces. Sin embargo, la comunidad médica aconseja tener información sobre mitos y verdades de los anticonceptivos para evitar embarazos no deseados.

La edad media aproximada en la que las personas inician relaciones sexuales en Jalisco (Guatemala) suele ser a los 15 años.

Esta realidad junto con la cultura, en la cual todavía la mujer sigue siendo un objeto de debate con respecto a qué debe hacer con su cuerpo, la feminidad, o incluso su vida sexual, desencadena la polémica entre quienes prefieren continuar con el tabú del sexo y quienes prefieren tener acceso a la información.

La comunidad médica, opina que una actitud sana, prudente y coherente a la realidad social, sería simplemente ofrecer a las/los jóvenes una información correctamente estructurada, clara y accesible para que puedan disfrutar de sus relaciones ya sean estables o esporádicas, de una forma responsable y así evitar embarazos no deseados, transmisión de enfermedades venéreas como el VIH/SIDA, Virus del Papiloma Humano, Gonorrea, Sífilis, Clamidias, Hepatitis B, o Herpes genital que puedan crear problemas serios para su salud y calidad de vida.

Si las personas adultas ocultamos los métodos de planificación familiar, sólo se consigue crear tabúes, aumentar la vergüenza de querer informarse, y sobre todo, incrementar el desconocimiento que puede tener consecuencias más perjudiciales tanto para las familias como para las/los adolescentes.

En este sentido, Juan Carlos Pérez Barba, médico ginecobstetra y especializado en terapia hormonal, habla sobre algunos de los errores y dudas más frecuentes a la hora de utilizar métodos anticonceptivos, sobre todo en las personas que están iniciando las relaciones sexuales.

Según el doctor Pérez Barba, algunas de las cuestiones más importantes que hay que resaltar son: indicar el método anticonceptivo más oportuno según las características que tenga cada paciente, efectividad y errores comunes sobre su uso.

El anillo vaginal: es el método hormonal mejor indicado para aquellas que suelen olvidar la toma diaria de las pastillas. Se coloca en la vagina al comenzar el ciclo menstrual. Una vez pasadas las tres semanas, hay que retirarlo y esperar un semana  (periodo durante el cual se tiene la menstruación) para colocarse otro nuevo.

Si se usa correctamente, su nivel de efectividad es del 99%, aunque no protege en ningún caso contra el SIDA ni el resto de enfermedades de trasmisión sexual. También conlleva posibles efectos secundarios y ciertas contraindicaciones. Por tanto, las usuarias siempre deben acudir a su médico/a antes de usarlo.

Se debe conocer la historia clínica de cada paciente, detectar factores de riesgo, dependiendo del estilo de vida, edad y preferencias.

Hay que saber si se está tomando otros tipos de medicación que puedan ser incompatibles, si tiene pareja estable o no ya que los métodos hormonales no previenen el contagio de enfermedades de transmisión sexual. En este caso, se usará el preservativo como método más seguro y eficaz.

En cuanto a la pastilla del día siguiente, no es un método de planificación familiar, sino una píldora de emergencia que se debe tomar exclusivamente cuando hay una relación sexual de riesgo. Es decir, lo ideal, es tomarla dentro de las 24 horas después de la relación para desencadenar una menstruación y que las condiciones no sean aptas para lograr ni sostener un embarazo.

No se debe tomar de ninguna manera como anticonceptivo ni abusar de su uso. Se recomienda no tomarla con poco tiempo entre una y otra y no más de tres al año. Esto provoca un desajuste hormonal importante que puede traer consecuencias severas, ya que existe una capa en el interior del útero que crece de una manera desmedida con una dosis alta de hormonas.

Necesitas una Consulta, llámanos al Tel -Lada sin costo 01 800 831 02 64  y (55) 55 17 45 90

Si te encuentras en el interior del país, tendrás asesoramiento telefónico a cualquier hora del día, y con línea gratuita 01 800 831 02 64