Nuestro Blog

Acá encontrarás artículos de interés relacionados con la salud sexual y reproductiva.

UNA LÍNEA TELEFÓNICA OFRECE INFORMACIÓN ACERCA DEL ABORTO

UNA LÍNEA TELEFÓNICA OFRECE INFORMACIÓN ACERCA DEL ABORTO

La Línea Aborto Libre es el proyecto que un colectivo de mujeres chilenas llevan a cabo como una estrategia que sostiene diferentes herramientas para la entrega de información segura sobre aborto con medicamentos hasta las 12 semanas de gestación y para la defensa de las mujeres en el caso de verse enfrentadas a situaciones de injusticia cultural, médica y/o policial.

En Chile, se estima que se realizan al año unos 160 mil abortos en condiciones de clandestinidad.

Mientras, el Gobierno del país mantiene la postura de despenalizar el aborto solamente en los casos de inviabilidad fetal, violación y peligro de muerte de la mujer embarazada.

Sin embargo, no permite el derecho a decidir si una mujer quiere o no ser madre con independencia de sus ingresos económicos o estatus, por el simple derecho a decidir sobre su cuerpo y/o vida.

A su vez, pese a la ilegalidad del aborto, en todas las clínicas cuicas de este país, muchas de las familias más conservadoras han hecho abortar a sus hijas.

Es decir, por un lado, las personas con más dinero no requieren de leyes, pues tienen los recursos. Y por otro, mujeres con más recursos tienen más fácil acceso a estos procedimientos que las mujeres de estratos socioeconómicos más bajos, quienes sortean, además del factor económico, la falta de información.

Es por esta desigualdad y las necesidades que de ella se crean, por la que un colectivo de mujeres feministas incorpora en Chile la estrategia Línea Aborto Libre.

La línea nace en Concepción, influida por una ONG holandesa que arribó a Chile en el marco de una serie de visitas hacia varios destinos latinoamericanos. Esta agrupación de mujeres pionera en el tema del aborto y los derechos reproductivos de la mujer cuenta con activistas doctoras y especialistas, militantes de derechos humanos y otras profesiones. Además, recorren el mundo ofreciendo anticonceptivos, talleres e información, a bordo de un pequeño barco donde se realizan abortos (hasta las seis y media semanas de embarazo), aprovechando aguas internacionales, donde la ley de aborto no tiene alcance.

Otra vía de acción de la agrupación es incentivar la creación de líneas telefónicas que entreguen información sobre cómo utilizar el Misoprostol para interrumpir un embarazo, sobre todo en países donde el aborto está penalizado. Esta labor ha logrado congregar telefonistas en Chile, Ecuador, Perú, Venezuela, Argentina, Pakistán, Indonesia, Kenya, Tailandia, entre otras.

Así, en 2009, y con el fin de fortalecer la labor de informar, se crea el Colectivo asesorado por las activistas holandesas, por el Derecho a la Información. Rápidamente se van sumando compañeras de Temuco, Linares, Antofagasta, Valdivia, Valparaíso, Iquique y Santiago, etc.

Detrás del teléfono se encuentran 15 mujeres de distintas ciudades y apenas un teléfono celular de prepago que va viajando por el país, de mano en mano o vía encomienda. La idea es recitar el protocolo completo. De esta forma se cumple con advertir que la información es para personas mayores de 18 años y que el Misoprostol debe administrarse sólo en casos de hasta doce semanas de embarazo. No se devuelven llamadas ni se responden mensajes de texto, y siempre hay que dejar bien en claro que la línea no distribuye el medicamento ni cuenta con información sobre dónde obtenerlo.

El horario de atención es de lunes a viernes de 20:00 a 23:00 horas. A diario, la Línea Aborto Libre recibe entre 6 y 15 llamadas que son contestadas. Muchas otras se pierden cuando la línea está ocupada. En 2010 recibieron alrededor de dos mil llamadas.

Llaman chiquillas del barrio alto, estudiantes de clase media empobrecida y también inmigrantes con muy poca información. Colombianas, peruanas, dominicanas. Es difícil, porque se nota que es la inmigrante quien está en las peores condiciones, para la que cien mil pesos en medicamentos es una suma imposible´´, asegura una telefonista.

Puede pasar también que la voluntaria se encuentre con una voz masculina al otro lado del teléfono. Cuando esto ocurre, piden que sea una mujer la que haga el llamado. La idea es que sea ella quien se empodere a través de la información. De esta forma se busca también, evitar cualquier tipo de presión o influencia en la decisión de la mujer.

La gama de líneas de acción es diversa. Cuenta con un manual de aborto con medicamentos editado en Chile; la realización de talleres de capacitación presenciales y virtuales sobre salud sexual y aborto seguro; la coordinación junto a otras organizaciones sociales, feministas, políticas, estudiantes y/o de disidencia sexual para la participación en espacios comunitarios, siendo parte de esta forma de la despenalización cultural del aborto en uno de los 5 países con las legislaturas más opresoras del mundo en lo que respecta a derechos sexuales.

El manual es un instructivo en formato pregunta y respuesta que reúne datos sobre el uso del Misoprostol, información sobre el marco legal que regula el aborto en Chile y una colección de casos de mujeres que narran sus experiencias con el medicamento. Esto permitió a muchas mujeres hacer preguntas más concretas y a tener mayor información sobre lo que desean saber.

Se ha financiado en parte a través de la autogestión y en parte por aporte de un fondo internacional.

Actualmente, el manual está disponible, a la venta, en librerías y también puede ser bajado de forma gratuita desde la página web de Línea Aborto Libre. En los últimos 19 meses ha acumulado alrededor de 8 mil descargas.

La línea ha debido enfrentar tres denuncias en su contra. La más reciente fue un recurso judicial presentado por un grupo de abogados pro vida que imputó al colectivo por el delito de asociación ilícita y de ejercicio ilegal de la profesión, acusando a las activistas de jugar a ser doctoras. Otros que han emprendido campañas en su contra son algunos grupos evangélicos.

La Organización Mundial de la Salud (OMS) reconoce el uso del Misoprostol ya sea solo o en conjunto con la Mifepristona como uno de los métodos abortivos más seguro durante el primer trimestre de gestación. En Chile, aunque es posible encontrarlo con facilidad a través de anuncios en Internet e incluso vía grupos en Facebook, su venta en farmacias se encuentra prohibida desde el primer gobierno de Michelle Bachelet. De ahí que las voluntarias de Línea Aborto Libre hayan optado por asesorarse de forma permanente por un grupo de abogadas colaboradoras y sean estrictamente rigurosas en sus protocolos, en el tipo de información que proveen y en no involucrarse en la entrega del medicamento.

Necesitas una Consulta, llámanos al Tel -Lada sin costo 01 800 831 02 64  y (55) 55 17 45 90

Si te encuentras en el interior del país, tendrás asesoramiento telefónico a cualquier hora del día, y con línea gratuita 01 800 831 02 64