Nuestro Blog

Acá encontrarás artículos de interés relacionados con la salud sexual y reproductiva.

Alimentación Durante el Embarazo ¿Qué Puedes Comer y Qué No?

Alimentación Durante el Embarazo ¿Qué Puedes Comer y Qué No?

Una de las dudas que te surge tras la noticia de un embarazo es “¿Debo cambiar mi dieta, debo comer el doble?”. Aquí te contamos cómo es la correcta alimentación en el embarazo, lo que sí y lo que no debes comer, el tipo de dieta recomendada y la importancia de llevarla rigurosamente.

¿Por qué es importante la buena alimentación durante el embarazo?

En cualquier etapa del embarazo la alimentación de la madre debe ser equilibrada y variada para proveer a su cuerpo y al del bebé en desarrollo todos los nutrientes necesarios. Además, hay algunas necesidades nutricionales que cambian de acuerdo al período del embarazo.
Para darte un ejemplo, en los primeros tres meses es necesario contar con las cantidades suficientes de ácido fólico que el bebé necesita para avanzar en su desarrollo cerebral y cardiovascular.
Luego habrá que revisar los resultados de los análisis médicos de la madre para identificar si hay carencias de elementos importantes como el hierro o si existe alguna patología que impida a la madre consumir alimentos con nutrientes necesarios para el embarazo.
Ten en cuenta que la madre debe ingerir todos los grupos de alimentos para reservar los nutrientes que el bebé requiere para crecer en el vientre y desarrollar sus órganos y funciones vitales antes de nacer.
De igual manera, la madre debe alimentarse balanceadamente para que durante el embarazo y luego de este no tenga carencias nutricionales y pueda recuperar el peso ideal y figura más rápidamente.
En caso de tener repulsión o contraindicación con algunos alimentos necesarios para la dieta, el ginecobstetra o especialista podrá recomendarte suplementos u otros alimentos que sean equivalentes, nutricionalmente hablando.

¿Qué se debe comer durante el embarazo?

Ahora te preguntarás, “¿qué es lo que debe comer una mujer embarazada? Es importante resaltar que una mujer embarazada debe comer de todo y sin excesos. Desde las grasas hasta las vitaminas son necesarias para el correcto desarrollo del bebé y estado de salud de la madre.

¿Qué puede comer una mujer embarazada

A modo general todas las madres embarazadas necesitan de los nutrientes más básicos como las proteínas, calcio, carbohidratos, vitaminas y minerales. Para darte el detalle de los alimentos en los que encuentras cada nutriente y lo que cada uno aporta, te dejamos esta relación indicada por expertos en salud infantil:
Proteínas
Se encuentran en carnes rojas y blancas, huevos, tofu o queso de soja. Ayuda a la producción de sangre y desarrollo celular.
Calcio
Presente en los lácteos, espinacas y pescados como el salmón y las sardinas. Ayuda a la formación de los huesos y dientes.
Carbohidratos
Lo encuentras en cereales, pastas, pan, frutas, verduras y papas. Proveen de la energía extra que necesitas para el bebé y la madre durante todo el embarazo y parto.
Hierro
Está en las carnes rojas de alta calidad, cereales fortificados con hierro, espinaca y pan. Para la producción de glóbulos rojos.
Ácido fólico
Lo encuentras en vegetales de color amarillo y de hojas verdes, frutas de color amarillo, arvejas o guisantes, habas y frutos secos. Es fundamental para evitar parto prematuro y el correcto desarrollo del tubo neural, de la placenta y en general del feto.
Grasas
Proveniente de lácteos enteros, carnes, frutos secos, aceite y margarina vegetal (los expertos recomiendan que estas no superen el 30% del total de calorías diarias recomendadas). Ayuda al desarrollo correcto del sistema nervioso, la formación de la piel y la reserva de energía corporal.

Vitamina C
Está en los cítricos, tomates, brócoli y guayaba. Ayuda a la formación de los dientes y huesos del bebé, así como a la conservación de estos en la madre. También favorece la absorción del hierro.
Vitamina A
Se halla en vegetales verdes como la espinaca y la acelga, zanahorias, melón y carnes blancas. Favorece la visión, la piel y huesos.
Vitamina D
En lácteos, pan y cereal. Favorece la absorción del calcio de los alimentos y a la salud de huesos y dientes.
Vitamina B6
Presente en frutas como el plátano, cereal integral y carne de cerdo. Ayuda al aprovechamiento de carbohidratos, grasas y proteínas, y a la formación de los glóbulos rojos.
Vitamina B12
Esta proviene principalmente de lácteos, y carnes rojas y blancas, por ello se recomienda que si la madre es vegetariana reciba un suplemento vitamínico que le provea esta vitamina.
Es un mito que la dieta vegetariana no es apta para las mujeres embarazadas, aunque el reto de adquirir todos los nutrientes necesarios es mayor y podrá requerir de suplementos. Clic para tuitear

Alimentos prohibidos durante el embarazo

Con lo anterior ya tendrás una idea de los alimentos más beneficiosos durante el embarazo. Ahora debes saber que así como hay alimentos recomendados hay otros que deberías descartar dentro de la dieta de una madre en gestación.
Por supuesto, la ingesta de alcohol, el tabaquismo, el consumo de sustancias alucinógenas y la cafeína son totalmente nocivos para la salud del bebé y de la madre. Ahora, hablando en sí de alimentos a los que es mejor huirle durante esta etapa de gestación, te tenemos la siguiente lista:
Lácteos y sus derivados sin pasteurizar. Algunos como el queso feta, de cabra y azul suelen ser no pasteurizados.
Jugos y bebidas sin pasteurizar.
Alimentos que contengan huevo sin cocinar.
Embutidos y carnes procesadas.
Pescados como el atún por su contenido alto de mercurio, el cual llega a ser tóxico para el bebé y la madre gestante.

Dieta para embarazadas

Ya conoces cuáles son los nutrientes que se necesitan durante el embarazo, los cuales realmente no son diferentes a los de cualquier persona. Ahora lo que necesitas saber es la proporción que debes consumir de cada grupo de nutrientes para definir tu dieta especial para embarazadas:

  • 50 a 55% carbohidratos o hidratos de carbono. Los recomendados son de origen natural como los cereales, papa o patata, y legumbres como el fríjol, lenteja y garbanzo.
  • 30 a 35% GRASAS. Evita las grasas saturadas.
  • 15 a 20 % PROTEÍNAS. Los lácteos, carnes rojas y blancas magras, y legumbres como el fríjol son la principal fuente)

Lo ideal es que estas proporciones de nutrientes se cumplan en la dieta diaria, en cada una de las 5 tomas o comidas recomendadas. Lo sugerido sería dejar 3 horas de espacio entre cada comida, iniciando por el desayuno, continuando por la media mañana, almuerzo, merienda, y finalizando con la cena.
Para los casos de madres vegetarianas se puede obtener todos los nutrientes siguiendo con su estilo de alimentación, pero se debe consultar al médico especialista por una dieta especial y suplementos.
Los controles gestacionales, la dieta del embarazo y una rutina de ejercicios saludables favorecen el desarrollo del bebé, facilitan el parto y la recuperación posparto. Clic para tuitear
Ahora, la cantidad de cada nutriente al día puede variar de acuerdo a si la madre tiene su peso ideal al inicio del embarazo y a los resultados de los análisis de laboratorio y el cuadro médico.
No olvides la importancia de los controles gestacionales y acompañar la dieta del embarazo con una rutina de ejercicios saludables para favorecer el desarrollo del bebé, facilitar el parto y la recuperación posparto.

 

Loading...
Facebook Messenger for Wordpress
Atención Mujer
WhatsApp Asesoría gratuita