Todos las publicaciones en Embarazo

¿Qué es un parto humanizado y por qué debes tener uno?

¿Qué es un parto humanizado y por qué debes tener uno?

Tener un hijo es una experiencia que te cambia por completo la vida. Por ello trata de hacer que esta faceta se llene de actividades nutritivas. De esta forma tu pareja y tú podrán formar fuertes lazos con el bebé que viene en camino.

El parto humanizado es una elección a la hora de llevar tu embarazo desde el principio hasta el final. Este evento para nada tiene que llevarse de manera monótona, vacía o con sufrimiento.

Ahora tienes la oportunidad de imprimirle mucho amor a tu cuerpo y a tu vida para darle la gran bienvenida a tu descendencia. Las experiencias de partos ya no volverán a ser iguales.

¿Qué es un parto humanizado?

Un parto humanizado es un proceso que te ayuda a aprender sobre tu cuerpo, te prepara física y emocionalmente para toda la experiencia de la maternidad. Asimismo, te instruyen sobre la información científica más avanzada que alimentará tu poder de decisión sobre tu vida.

Tener un hijo es un evento trascendente en la vida de cualquiera, así que requieres de seguridad y confianza. Recuerda que eres un pilar importante para tus hijos, ya que de ti depende el bienestar de su salud y sus relaciones con el mundo exterior.

Por ello es tan esencial procurar que el momento del parto este llenó de buenas vibras y que seas consiente sobre lo que estás haciendo. Este es un gran momento de vulnerabilidad donde se requiere tomar las cosas con respeto y tranquilidad.

Actividades que puedes hacer

Es interesante todo lo que un curso de parto humanizado te puede ofrecer. Te capacitarás con buenos profesionales que te ayudarán a sentir mayor confianza sobre lo que estás haciendo. Algunas de las actividades que podrías hacer son:

Terapia de pareja: un embarazo es una cosa de dos y muchas veces el estrés, además de la ansiedad, puede causar estragos en la relación. Asimismo, la convivencia con la pareja enseña a las personas aspectos de sí mismos desconocidos que deben aprender a integrar para que la relación funcione.

Estudios señalan que las habilidades para mantener una relación sana deben aprenderse y practicarse, ya que no vienen por naturaleza en el ser humano. Lo mejor de estas terapias es que brindan el espacio para mejorar esta relación papá-mamá fundamental para los niños.

Apoyo de una Doula: una Doula es una mujer que ya ha pasado por un embarazo y se encuentra dispuesta a ayudar física, mental, y además en modo informativo a nuevas embarazadas. En los programas de parto humanizado puedes encontrar a una para ti dispuesta a apoyarte al 100%.

La Doula te ayudará a identificar, manifestar y canalizar tus miedos y deseos. Esto contribuye grandemente a bajar los niveles de estrés y tener un parto con menos complicaciones. Un acompañamiento de este estilo lo puedes solicitar en cualquier punto del embarazo.

Yoga Prenatal: Hay mujeres con temor a que los ejercicios físicos lastimen al bebé. No obstante, el yoga resulta el más beneficioso en estos casos. Ayuda a combatir el desequilibrio hormonal que produce tristeza o irritabilidad, disminuye el dolor de espalda, a dormir mejor y te conecta más con tu bebé.

¿Por qué deberías tener un parto humanizado?

Porque eres una mujer dueña de sí y finalmente tienes el derecho de decidir sobre tu cuerpo, además de lo que quieres para tus hijos. Su bienestar es lo más importante y con un parto humanizado lo puedes garantizar.

Si te sientes perdida, nerviosa, inquieta o dudas de ti misma para cuidar a tus hijos junto a tu pareja, puedes ingresar a este tipo de actividades. El parto humanizado ayudará a esclarecer tu camino.

Conclusión

Date la oportunidad de que tu familia viva un parto humanizado y reduce las complicaciones de tu embarazo. Tendrás la oportunidad de crecer como persona al conocer nuevas facetas de ti como madre, así como a tu pareja también.

 

Más

¿Qué es el puerperio y cómo debes cuidarte en esta etapa?

¿Qué es el puerperio y cómo debes cuidarte en esta etapa?

Si acabas de iniciar tu vida como madre, seguramente habrás oído hablar del puerperio.  Esta etapa que viene después del parto y que,  seguramente te está costando trabajo afrontar.

¿Qué es el puerperio?

El puerperio es el período de la vida de la mujer que sigue al parto. Comienza después de la expulsión de la placenta y se extiende hasta la recuperación anatómica y fisiológica de la mujer.

¿Cuánto dura el puerperio?

Es una etapa de transición de duración variable, aproximadamente 6 a 8 semanas, en el que se inician y desarrollan los complejos procesos de la lactancia y de adaptación entre la madre, su hijo/a y su entorno.

Los periodos del puerperio

Clínicamente, el puerperio puede dividirse en tres períodos sucesivos:
* Puerperio inmediato: las primeras 24 horas postparto.
* Puerperio temprano: incluye la primera semana postparto.
* Puerperio tardío: abarca el tiempo necesario para la involución completa de los órganos
genitales y el retorno de la mujer a su condición pregestacional.

¿Qué sucede en el puerperio?

Durante el puerperio, los órganos y sistemas maternos que sufrieron transformaciones durante el embarazo y parto, presentan modificaciones que los retornan o involucionan en gran medida a las condiciones pregestacionales.
Utero:
Después de la salida de la placenta continúan las contracciones uterinas, las que pueden
ser muy intensas. Estas contracciones son esenciales para la hemostasia al comprimir los vasos
sanguíneos del lecho placentario y lograr su obliteración.
Pueden distinguirse tres tipos de contracciones uterinas durante el puerperio:
* Contracción permanente o retracción uterina: Ocurre en las primeras horas del puerperio
inmediato. Clínicamente se detecta al palpar el útero en el hipogastrio de consistencia dura y
firme.
* Contracciones rítmicas espontáneas: Se superponen a la contracción permanente y se les ha
denominado “entuertos”. Ocurren también durante el puerperio inmediato y en los primeros días
del puerperio temprano. En las primeras 24 horas postparto estas contracciones son regulares y coordinadas, posteriormente disminuyen su intensidad y frecuencia. Clínicamente son más
evidentes en las multíparas que en las primíparas.
* Contracciones inducidas: Se producen durante la succión como respuesta al reflejo mama –
hipotálamo – hipófisis, debido a la liberación de oxitocina por la hipófisis posterior. Estas
contracciones ocurren durante todo el puerperio y mientras persista la lactancia.

Loquios:
Se denomina “loquios” al contenido líquido normal expulsado por el útero en su proceso de
involución y curación de la superficie cruenta dejada por el lecho placentario. Los loquios no
tienen mal olor y son variables en cantidad y características a lo largo del puerperio. Los primeros
tres días contienen una mezcla de sangre fresca y decidua necrótica (loquia rubra), luego
disminuye el contenido sanguíneo tornándose más pálido (loquia serosa). Ya en la segunda
semana el líquido se aclara transformándose a color blanco amarillento (loquia alba). La pérdida
de loquios dura aproximadamente 4 a 6 semanas coincidente con el término de la involución
uterina.
Vagina:
En el postparto inmediato, recién suturada la episiotomía, la vagina se encuentra
edematosa, de superficie lisa y relativamente flácida. Después de 3 semanas comienzan a
observarse los pliegues característicos con desaparición del edema y ya a las 6 semanas existe
reparación completa de las paredes e introito vaginal. En este momento ya es posible incluso
obtener citología exfoliativa normal.

Trompas de Falopio:
Los cambios puerperales en las trompas son histológicos. Las células secretoras se reducen
en número y tamaño y hacia la 6º semana ya han recuperado los cilios retornando a la estructura
epitelial de la fase folicular.

Mamas:
Durante el embarazo, la mama es preparada para el proceso de la lactancia. Después del
parto, con la salida de la placenta, se produce un descenso brusco de los esteroides y lactógeno
placentarios. Esto elimina la inhibición de la acción de la prolactina en el epitelio mamario y se
desencadena la síntesis de leche. Las células presecretoras se transforman en secretoras.

Indicaciones y recomendaciones

La mujer postparto debiera permanecer hospitalizada en la maternidad 3 a 4 días si el parto fue por vía vaginal y 4 a 5 días si lo fue por operación cesárea.

[bctt tweet=”En México es común que las mujeres pasen menos de 72 horas en los hospitales después de un parto o cesárea. ” username=””]

Reposo postparto:
La puérpera debe mantener reposo relativo la primera semana postparto y actividad moderada hasta los 15 días. Debe levantarse precozmente, durante las primeras 12 horas después de un parto vaginal y las primeras 24 horas después de una cesárea.  Con ello se evitan complicaciones urinarias, digestivas y vasculares favoreciendo el adecuado drenaje de los loquios.

Dieta:
La alimentación debe ser completa, idealmente hiperproteica. Después de una operación cesárea la realimentación debe ser gradual hasta la evacuación intestinal. En lo posible, debe evitarse la ingesta de alimentos meteorizantes por su efecto al niño a través de la leche materna.

Higiene:
La higiene general no debe descuidarse. La puérpera puede ducharse en forma habitual desde la primera levantada. El aseo genital debe realizarse al menos 4 veces al día o cada vez que acuda a vaciar su vejiga o intestino dejando escurrir agua sobre los genitales externos con un secado posterior.

En los primeros días postparto, el aseo de la episiotomía debe realizarse con agua más un antiséptico no irritante para luego cubrir la zona perineal con un apósito limpio. No deben efectuarse duchas vaginales en este período.

El puerperio no debe ser un impedimento para disfrutar tu vida sexual, si presentas molestias o tienes dudas, contáctanos. Es Unidades Médicas de la Mujer podemos ayudarte.

 

Más

El parto y el postparto

El parto y el postparto

La llegada de un bebé a tu vida es un momento fundamental que tiene un antes y un después. Muchos factores determinarán el bienestar de tu embarazo en todas sus facetas y lo más recomendable es que te familiarices con estas ¡Nosotros te explicamos!

Si definimos el parto podemos decir que trata de un proceso en el cual el feto y la placenta salen del útero. Existen diferentes tipos de parto y alguno de estos te puede llamar la atención para tu caso.

 Seguidamente del momento de dar a luz, entras en otra fase llamada postparto, la cual es indispensable para mantener la salud a largo plazo tanto del bebé como la tuya. Estados emocionales depresivos, alimentación rigurosa y mente desordenada son algunos de los aspectos a los cuales te tendrás que enfrentar.

Tipos de parto

 

Es muy buena idea conocer las formas en las que tu bebé puede venir al mundo. Eso te permitirá prepararte mejor para ese día y tener los cuidados necesarios. Los tipos de partos son:

 

  •         Parto normal: ocurre vía vaginal y de forma espontánea. Tu cuerpo por sí solo produce contracciones e inicia el trabajo de parto para expulsar el feto, la placenta y demás elementos fetales. Suele ocurrir entre las semanas 37 y 42.

 

Al ser un proceso natural, la madre no recibe oxitocina por intravenosa, ni tampoco se rompe el saco amniótico que cubre al bebé.

 

  •         Parto inducido: el médico provoca de manera artificial el trabajo de parto. Puede ocurrir inyectando oxitocina por intravenosa, o algún otro químico, o rompiendo la bolsa que contiene al bebé. Es muy posible que este tipo de parto culmine en una cesárea.

 

  •         Parto instrumental: puede comenzar de manera inducida o espontánea, pero el médico utiliza un instrumento para extraer el bebé. Debes tener cuidado con este procedimiento porque tu periné puede verse muy afectado.

Existe un porcentaje muy alto de que se realice una incisión en dicha zona para evitar desgarros es el tejido, facilitando la expulsión del bebé.

 

  •         Parto por cesárea: proceso quirúrgico donde se elabora una incisión en tu abdomen y útero para extraer al bebé por esa abertura. Solo se hace en caso de riesgo para el niño, o para la madre, en el nacimiento por vía vaginal.

 

Puede planificarse durante los estudios previos del embarazo, o realizarse en calidad de emergencia.

 ¿Qué es el postparto?

 

Es el período de tiempo que consta desde el punto final del parto hasta que el cuerpo y mente de la mujer vuelve a su estado antes del embarazo. Puede durar desde 6 semanas, hasta más tiempo, dependiendo de la persona. A esta época también se le dice “cuarentena”.

Esta fase está destinada para el descanso y recuperación tanto de la madre como del bebé. Ambos deben alimentarse muy bien, nutrirse y tomar muchos líquidos. Además puedes presentar diversos síntomas característicos de este proceso.

Entre dichas sensaciones encontramos:

  • Las contracciones después del parto
  • Sangrado vaginal, para lo cual requieres de toallas sanitarias especiales
  • Debilidad en el suelo pélvico, el cual tienes que fortalecer.
  • Asimismo, puedes sentirte deprimida debido a un reajuste hormonal.

Conclusión

El parto y el posparto son dos grandes etapas de tu vida y para la de tu bebé también. Toma las previsiones posibles y no dejes de acudir a tu médico de confianza, familiares y amigos que puedan darte su apoyo.

Asimismo, cuentas con nosotros en Unidades Médicas de la Mujer para orientarte durante tu embarazo en CDMX. Solo tienes que llamar al (55) 53 56 22 11 o escribir por Whatsapp al (55) 54 06 75 08.

Te puede interesar:

 

Más

Alimentación Durante el Embarazo ¿Qué Puedes Comer y Qué No?

Alimentación Durante el Embarazo ¿Qué Puedes Comer y Qué No?

Una de las dudas que te surge tras la noticia de un embarazo es “¿Debo cambiar mi dieta, debo comer el doble?”. Aquí te contamos cómo es la correcta alimentación en el embarazo, lo que sí y lo que no debes comer, el tipo de dieta recomendada y la importancia de llevarla rigurosamente.

¿Por qué es importante la buena alimentación durante el embarazo?

En cualquier etapa del embarazo la alimentación de la madre debe ser equilibrada y variada para proveer a su cuerpo y al del bebé en desarrollo todos los nutrientes necesarios. Además, hay algunas necesidades nutricionales que cambian de acuerdo al período del embarazo.
Para darte un ejemplo, en los primeros tres meses es necesario contar con las cantidades suficientes de ácido fólico que el bebé necesita para avanzar en su desarrollo cerebral y cardiovascular.
Luego habrá que revisar los resultados de los análisis médicos de la madre para identificar si hay carencias de elementos importantes como el hierro o si existe alguna patología que impida a la madre consumir alimentos con nutrientes necesarios para el embarazo.
Ten en cuenta que la madre debe ingerir todos los grupos de alimentos para reservar los nutrientes que el bebé requiere para crecer en el vientre y desarrollar sus órganos y funciones vitales antes de nacer.
De igual manera, la madre debe alimentarse balanceadamente para que durante el embarazo y luego de este no tenga carencias nutricionales y pueda recuperar el peso ideal y figura más rápidamente.
En caso de tener repulsión o contraindicación con algunos alimentos necesarios para la dieta, el ginecobstetra o especialista podrá recomendarte suplementos u otros alimentos que sean equivalentes, nutricionalmente hablando.

¿Qué se debe comer durante el embarazo?

Ahora te preguntarás, “¿qué es lo que debe comer una mujer embarazada? Es importante resaltar que una mujer embarazada debe comer de todo y sin excesos. Desde las grasas hasta las vitaminas son necesarias para el correcto desarrollo del bebé y estado de salud de la madre.

Más
Call Now Button
Atención Mujer